5 buenas razones para invertir ahora

Ya sea que tengas planes a corto, mediano o largo plazo para tu dinero, invertir puede ayudarte a crecer y crear tu patrimonio. Dependiendo de tus metas y horizonte de tiempo, puede ayudarte a emprender un negocio, retirarte cómodamente o pagar la educación de tus hijos. ¡Veamos cómo!

Puntos principales:

  • Una inversión te permite hacer crecer tu dinero con ganancias de capital, dividendos e intereses compuestos.
  • A diferencia de los ahorros, una inversión puede ayudar a prevenir que tu dinero pierda valor contra los efectos dañinos de la inflación.
  • El aumento general a largo plazo en los mercados aunado a formas nuevas, gratuitas y simplificadas de acceder a las bolsas de valores ha hecho que la inversión sea más accesible.

Haz que tu dinero trabaje más

Al invertir tu dinero, estás tomando la decisión de hacer crecer tu patrimonio. Como en jardinería, siembras algunas semillas y esperas verlas brotar. Con el tiempo, puedes comenzar a generar retorno de dos formas simples: ganancias de capital y dividendos.

Ganancias de capital

La ganancia de capital es simplemente el aumento del valor de tu inversión. Es la diferencia entre el precio por el que compraste un activo, como una acción, y el precio por el que lo vendes (suponiendo que suba de valor).

Veamos un ejemplo: Es el 2016 y decides comprar una acción de LVMH, que en ese momento cuesta 153 €. Ahora, en 2021, tiene un valor de 543 €. Si decidiste vender la acción, la plusvalía es de 390 €. Ahora imagínate cuánto habrías ganado si hubieses comprado 20 acciones.

Habiendo dicho esto, debes tener en mente que las acciones también pueden disminuir de valor. Es por esto que siempre debes llevar a cabo tu propia investigación antes hacer una inversión, así como adoptar estrategias para la mitigación de riesgos, como diversificar tu portafolio.

Dividendos

Si una empresa es rentable, puede decidir compartir esas ganancias con accionistas, a esto se le llama dividendo. La empresa decide el monto del dividendo y su distribución, lo que significa que no siempre sabes cuánto obtendrás y cuándo esperarlo.

Algunas empresas son conocidas por su generosa política de dividendos. Empresas como Sanofi y Vivendi han decidido mantener o aumentar su pago de dividendos, incluso a pesar del caos de 2021. Dirígete aquí si deseas aprender más sobre dividendos.

Descubre el poder del interés compuesto

Si juegas a largo plazo, tu paciencia se verá recompensada con un fenómeno llamado «interés compuesto», o «interés sobre el interés». Albert Einstein lo llamó «la fuerza más poderosa en el universo». ¿Pero, cómo funciona?

Supongamos que inviertes 1.000 € al año en un fondo que genera un rendimiento del 5% durante el primer año. Ahora tienes 1.050 €. Decides dejar ese dinero en el fondo. El año siguiente, el fondo devuelve otro 5% y así sucesivamente. A los 30 años, gracias a la acumulación de intereses, tendrás 70.760 €. Interesante, ¿verdad?

El interés compuesto no es un plan rápido para hacerse rico; se basa en tu capacidad para ser paciente a largo plazo. Sin embargo, cuanto antes empieces, más intereses generará tu dinero y menos tendrás que invertir para empezar.

Nuevamente, ten en cuenta que cualquier mercado tendrá fluctuaciones en intereses y retornos, por lo que tu rendimiento puede aumentar y disminuir.

Invierte para combatir la inflación

Tal como acabamos de explicar, invertir te da la oportunidad de generar retornos sustanciales a largo plazo, y al incrementar tu patrimonio de esta manera puede seguir el ritmo del aumento de los precios de los bienes y servicios, conocido como inflación.

Cuando los precios del día a día se “inflan”, significa que el poder adquisitivo de tu dinero baja. La tasa de interés relativamente baja de tu cuenta de ahorros no es suficiente para compensar esto, por lo que invertir es una forma de ayudar a combatir el poder de la inflación.

¿Entonces, por qué invertir en vez de ahorrar?

Para empezar, ahorrar e invertir son dos cosas distintas. En última instancia, se trata de lograr un equilibrio. Por ejemplo, es importante crear un fondo de ahorro para emergencias, por si acaso. Lo bueno de ahorrar es que el riesgo de perder tu dinero es muy bajo; sin embargo, con las tasas de interés en un nivel históricamente bajo, tu dinero no crecerá.

Es por esto que invertir regularmente a largo plazo es una forma efectiva de construir un patrimonio. Por supuesto, el rendimiento a futuro no está garantizado (¡desafortunadamente no se trata de magia!) y el riesgo de perder dinero es real.

Aprovecha los mercados accesibles y en alza general

En los últimos años, hemos visto algunos titulares extremos, como «Esta fue la caída más rápida en la bolsa», seguido unos meses más tarde por, «Las acciones se disparan a nuevos máximos históricos». Si seguimos los titulares, el mercado de valores pareciese un lugar volátil.

Pero si nos alejamos, la historia muestra que el mercado de valores ha crecido de manera constante durante los últimos 30-40 años. Por ejemplo, el índice estadounidense S&P 500 ha generado un rendimiento de alrededor del 7,5% cada año desde 1990. Mientras que en el caso de CAC 40, el índice insignia de Francia, la rentabilidad media ronda el 6%. Entonces, si bien los riesgos son reales, las oportunidades a largo plazo son impresionantes.

Invertir nunca había sido tan accesible

Antes de la era digital, invertir era mucho más difícil. Existían muchos intermediarios, las comisiones eran muy elevadas y los mercados únicamente estaban disponibles para un grupo reducido de personas. Incluso acceder a las noticias de finanzas resultaba tedioso.

Hoy, neobrokers como BUX ofrecen plataformas que simplifican el proceso de inversión y recortan las comisiones de bróker y otras cuotas que no se comen tus beneficios. De hecho, las tarifas relacionadas con la inversión tradicional pueden obstaculizar a los inversores con un presupuesto menor, cuyos costos terminan siendo más altos que sus ganancias.

Ahora puedes invertir a partir de casi cualquier monto. Únicamente se trata de saber lo que estás haciendo y decidir cuánto riesgo tomar.

Invierte en lo que más te importa

Cuando inviertes en una compañía, estás mostrando tu apoyo por sus metas y proyectos. Puedes, por ejemplo, escoger invertir en compañías que comparten tus valores o que realizan productos que significan algo para ti. Puede tratarse de compañías innovadoras, visionarias o simplemente de un área afín a tus intereses, como turismo (TUI, TripAdvisor), lujo (LVMH, Kering), gastronomía (Beyond Meat, Danone) o incluso automóviles (Renault, Tesla).

En este caso, invertir no es solo una forma de ayudar a que tu dinero crezca; es una verdadera motivación para involucrarse con empresas en las que crees, porque todos los sectores están representados en los mercados.

Entonces ¿ya te convenciste de empezar? Saltemos al segundo paso para ayudarte a crear un portafolio.

* La línea azul de esta gráfico muestra los resultados que se habrían obtenido depositando una suma global de 10.000 € en una cuenta de ahorro a principios de 2003, seguida de depósitos de 200 € cada mes siguiente hasta noviembre de 2020, suponiendo que el banco aplicó la tasa de interés promedio del mercado a un día cada mes. Al final del período, el saldo de la cuenta habría ascendido a 54.747 €, de una inversión total de 52.800 €. Por tanto, la rentabilidad total habría sido de 1.947 €.

Fuente: https://www.euro-area-statistics.org/bank-interest-rates-deposits?cr=eur&lg=en 

La línea roja indica los resultados que se habrían obtenido al invertir la misma cantidad en el mismo programa en un fondo que replica el MSCI World Index, un índice bursátil diversificado que rastrea más de 1.500 acciones de 23 países desarrollados. Suponiendo que el fondo hubiera reinvertido los dividendos netos, al final del período el saldo de la cuenta habría ascendido a 144.223 €, frente a la misma inversión total de 52.800 €. Por tanto, la rentabilidad total habría sido de 91.423 €.

Fuente: https://www.msci.com/end-of-day-data-search 

La gráfica también muestra la diferencia en la volatilidad de las dos opciones. Los rendimientos del índice bursátil han sido mucho más volátiles que los de la cuenta de ahorros. El cálculo no incluye tarifas, costos ni impuestos. El rendimiento pasado no es indicativo de resultados futuros.

Ningún punto de vista, opinión ni análisis presente en este artículo puede ser entendido como asesoramiento de inversión personal, y los inversores individuales deben tomar sus propias decisiones o buscar asesoramiento independiente. Este artículo no cumple con los requisitos legales para promover la independencia en las investigaciones de inversión, y debe ser considerado una comunicación de márketing.

Cargando