Qué hacer cuando los precios caen

Todo inversor experimenta caídas en las bolsas, tarde o temprano. Si eres principiante, la primera vez puede ser un poco traumática. Si estás en esa situación ahora mismo, piensa que es algo muy normal. Los altibajos, las subidas y las bajadas, son normales. Es más, son incluso deseables, porque las correcciones son sinónimo de cotizaciones sanas. Además, piensa en esto: solo si compras barato, podrás vender caro. Por otro lado, ¿sabes que si inviertes de forma periódica diluyes el problema? En este artículo te explicamos cómo manejar los vaivenes bursátiles, las oportunidades que nos brindan las caídas bursátiles y por qué el pánico es el mayor enemigo del buen inversor. ¡A por ello!

Qué hacer cuando llegan los números rojos…

  • No dejes que los problemas de un solo día o unas semanas te distraigan demasiado de tus objetivos a largo plazo.
  • Si tienes una cartera bien diversificada e inviertes a largo plazo, trata de analizar la situación con cierta perspectiva.
  • La historia demuestra que la economía mundial siempre crece. Si observamos la cotización del índice MSCI desde 1978 hasta ahora, un índice compuesto por más de 1.500 empresas de 23 países desarrollados, verás que tiene sus altibajos, pero que la subida en el precio de las acciones ha sido constante en ese periodo.
  • Recuerda que estás invirtiendo para obtener rendimientos a largo plazo y que un descenso, aunque sea acusado o más o menos prolongado, no importa mucho al inversor responsable con una cartera bien diversificada.

Por qué es bueno que la bolsa fluctúe

Si acabas de empezar a invertir, es bueno que comprendas el siguiente mecanismo: la inversión y las fluctuaciones de los precios están intrínsecamente unidas. En las bolsas de valores se necesitan las dos grandes fuerzas de todo mercado, el juego de la oferta y la demanda. Como en toda operación de compraventa, se necesita una diferencia de valor, precisamente para poder comprar y vender. Sin ese mecanismo, ni siquiera habría una bolsa de valores. Y por lo tanto, no habría retorno de la inversión.

Invertir: investigar, diversificar y tener calma

Las bolsas siempre han subido a largo plazo, pero nunca en línea recta. Si observas tramos de dos décadas de cualquier periodo histórico en los mercados, se puede ver claramente la línea ascendente. Si quieres ver cómo es esa línea, volvamos al ejemplo de la cotización del índice MSCI desde 1978 hasta ahora. Se puede ver claramente cómo la línea ha tenido altibajos en los últimos 44 años, pero siempre ha sido ascendente. Este índice es bueno para este ejemplo porque está compuesto por 1.546 valores de 23 países desarrollados (cifras a 31 de diciembre de 2021). Por lo tanto, podemos afirmar que el índice replica la economía mundial. Y si quieres alejarte más allá en el tiempo, aquí tienes los gráficos de la evolución en Estados Unidos del Dow Jones desde el final de la Guerra de la Independencia, en 1789, hasta 2014. También encontrarás en ese enlace la evolución de los tipos de interés en Estados Unidos, el precio de las materias primas, el oro, el petróleo y la evolución del dólar en los últimos dos siglos.

Por tanto, podemos afirmar que la historia demuestra que la economía mundial moderna siempre ha crecido hasta ahora. Como inversor, puedes sacar provecho de ello diversificando bien. Si repartes bien tus inversiones entre muchas empresas, sectores y países, es muy probable que tu inversión esté bien protegida a largo plazo, aunque atravieses varias crisis económicas y financieras. La posibilidad de que todas las empresas, países o criptomonedas en las que inviertes quiebren a la vez, es remota.

Además, sucede lo siguiente: un periodo de declive en la bolsa ofrece muchas oportunidades al inversor inteligente. Puedes leer sobre esto en la siguiente sección…

Cuando las bolsas caen, ¡compra!

Los picos y las caídas son, como ya hemos dicho, bastante normales cuando inviertes. Y dado que siempre hay movimientos en el mercado de valores, puedes lograr buenos rendimientos si descubres valores que están demasiado baratos. Por otro lado, si haces de la inversión un hábito regular, diluyes los efectos de la volatilidad bursátil. Es lo que los americanos bautizaron como “dollar cost averaging”, que, traducido al español, podría equivaler a algo así como “el efecto de promediar costes”.

Consiste en entrar en los mercados de forma periódica y siempre con las mismas cantidades de dinero, con indiferencia de cómo se muevan los mercados. De esta manera, si mantienes este sistema en el tiempo, corres menos riesgo de perder dinero por la volatilidad bursátil. ¿Quieres saber más sobre este tipo de inversión? Aquí tienes este vídeo, de nuestro canal de YouTube.

Por lo tanto, ya hemos visto que una caída de la bolsa es, en realidad, una buena ocasión para invertir. También es el momento en el que puedes sacar el máximo partido al “dollar cost averaging”, porque compraremos más acciones por el mismo dinero que solemos invertir. Todo inversor experimentado vive las crisis bursátiles como oportunidades.

Keep calm and BUX Zero

El inversor que mantiene la cabeza fría durante los picos y las caídas, suele obtener mejores resultados a largo plazo que el inversor que reacciona a las noticias del día a día. Los inversores más famosos, como Warren Buffet, han llegado a amasar auténticas fortunas en los momentos en los que la bolsa se ha desplomado. Piensa en empresas o sectores enteros incluso, cuyos títulos han caído con mucha fuerza en la pandemia, por ejemplo.

Recuerda que, tarde o temprano, todos los inversores vivimos turbulencias en el mercado de valores. Mantener la calma, como casi siempre en la vida, es el mejor consejo. En toda inversión, sea inmobiliaria, en arte o en mercados financieros, lo mejor es seguir con nuestros planes, centrándonos en nuestros objetivos a largo plazo, con la vista puesta a cinco, diez o veinte años incluso. Y estar muy pendientes de las oportunidades…

Los puntos de vista, opiniones y análisis presentes en este artículo no deben considerarse recomendaciones de inversión. Los inversores particulares deberán tomar sus propias decisiones de inversión o solicitar asesoramiento independiente. Este artículo no se ha elaborado de acuerdo con los requisitos jurídicos con el fin de promover la independencia de los análisis de inversión y tiene la consideración de comunicación de marketing.

Cargando