Declaración de riesgos

Sobre el riesgo

Siempre hay un riesgo asociado con el trading, sin importar el producto que elijas para invertir. El valor de tus inversiones puede subir o bajar, y al final podrías perder parte de tu aporte inicial, o incluso perderlo por completo. Las inversiones de las que más rentabilidad esperas suelen acompasar mayor riesgo. Siempre deberías mantener esos riesgos presentes cuando hagas trading.

Esta página ofrece información sobre riesgos específicos de hacer trading con acciones y ETF. La lista que sigue se presenta como un resumen de riesgos completo y adecuado, pero no cubre todos los supuestos de forma exhaustiva. Es importante tener presente que hay riesgos asociados con el trading, y deberías asegurarte de poder afrontar dichos riesgos.

Antes de abrir una cuenta de inversión en BUX Zero, tienes que estar al tanto de los riesgos implicados, y certificar que has leído y entendido dichos riesgos. Lee la siguiente página con calma antes de seguir con el proceso de incorporación y registro para abrir una cuenta de inversión en acciones con BUX Zero.

Riesgos de invertir en acciones

Riesgo de mercado

El riesgo de mercado es la posibilidad de que caiga el valor de los activos en los que hayas invertido, debido a circunstancias del mercado y factores que afecten al comportamiento general de las bolsas.

Riesgo de precio
Los precios de las acciones pueden fluctuar. El riesgo de precio es el riesgo de una caída en el valor de un activo. Para acciones, suele tener que ver con el desempeño de la empresa y lo que pase en el sector donde se ubica.

Riesgo de bancarrota
Cuando una empresa en la que has invertido entra en bancarrota, sus acciones pierden valor. En este caso, hay un riesgo claro de perder (parte de) la inversión, y de no recuperar la cantidad invertida.

Riesgo geográfico
La estabilidad política y económica del país en el que hace negocios o está establecida la empresa en la que has invertido puede influir en el precio de sus acciones. Si un país se torna inestable, puede conllevar riesgos.

Riesgo de liquidez
El riesgo de liquidez es el riesgo de un mercado limitado. La liquidez de una acción depende del volumen restante de acciones disponibles para trading (capital flotante) y del volumen de transacciones con esa acción. Si el mercado no es lo suficientemente líquido, te arriesgas a no poder vender tus acciones, o a no poder hacerlo a un precio razonable.

Riesgo de intercambio de divisas
El riesgo de intercambio de divisas tiene lugar cuando haces trading con divisas distintas al euro. Si la tasa de cambio de la otra divisa al euro cambia, tendrá un impacto en el valor de tu inversión.

Riesgo de plazo (afecta a las Órdenes Zero)
El riesgo de timing sólo afecta a las órdenes Zero. Estas son operaciones que tienen lugar durante un periodo de ejecución. Debido a la naturaleza inherente a un mercado en movimiento, es probable que el precio de ejecución difiera del precio determinado al emitir la orden Zero.

Tres riesgos específicos de invertir en ETF

Riesgo de préstamos de valores
Los ETF que utilizan réplica física tienen la estructura más transparente. Los valores representados son custodiados por el propio ETF. Sin embargo, los ETF de réplica física pueden prestar estos activos para así generar beneficios adicionales. Si bien esto crea ingresos extra, también añade riesgos de contrapartida, igual que con los ETF de réplica sintética.

Riesgo de contrapartida
Bajo una estrategia de réplica completa, un ETF suele invertir en todos los activos subyacentes a su referencia. En una estrategia de muestra representativa, un ETF invierte en algunos, pero no en todos los valores subyacentes. Cabe señalar que, incluso en el caso de los ETF que no utilizan instrumentos sintéticos e invierten directamente en los activos constituyentes, existe un riesgo de contrapartida, mencionado en la sección anterior.

Error de tracking
Esta es la disparidad entre el rendimiento del ETF y el rendimiento del referente subyacente. Un error de tracking puede surgir debido a varios factores, entre los que se cuentan los siguientes:

  • Cambios en la composición del referente subyacente o del tipo de ETF (por ejemplo, físico o sintético).
  • Fallo en la estrategia de tracking del ETF.
  • Impacto de comisiones y costes.
  • Diferencias en el intercambio de divisas extranjeras, entre la divisa de base del ETF y las divisas de las inversiones subyacentes.
Cargando