Diversify portfolio

Por qué la diversificación es importante (y cómo hacerlo)

Probablemente hayas escuchado la frase «no pongas todos los huevos en una sola canasta”. Esto es particularmente importante cuando se trata de invertir. Pero, exactamente ¿por qué deberías diversificar tu portafolio? Lo responderemos en este artículo. ¡Continúa leyendo!

Puntos principales:

  • Un portafolio diversificado ayuda a reducir el riesgo general de tus inversiones.
  • ¿Cómo diversificar? Elije distintos tipos de activos, tanto de diferentes sectores e industrias como de diferentes regiones del mundo.
  • Los ETF son una buena forma de obtener una amplia exposición y diversificación dentro de una sola inversión.

Definición de diversificación

La diversificación es una estrategia mediante la cual inviertes en distintos activos de varios sectores diferentes. Esto ayuda a distribuir el riesgo, por lo que si un activo o industria cae, el resultado se equilibra con tus otras inversiones.

Limita tu exposición a riesgos

Cada que realizas una inversión estás asumiendo cierto nivel de riesgo. De hecho, los activos pueden ser volátiles y no siempre garantizan rentabilidad. Por lo tanto, un portafolio diversificado ayuda a diluir el riesgo al que te expones.

Veamos un ejemplo: Estamos en el 2019 y decides invertir en acciones de Air France y Lufthansa porque crees que estas dos aerolíneas tienen un futuro brillante por delante, sin imaginar que la mala suerte está a la vuelta de la esquina. La crisis del Covid-19 golpeó y dejó en tierra a la mayor parte del tráfico aéreo, por lo que tus acciones en aerolíneas perdieron casi dos tercios de su valor en cuestión de meses.

Sin embargo, si diversificaste tu portafolio con una inversión en empresas farmacéuticas como Pfizer o con acciones de empresas tecnológicas como Apple o Facebook, podrías haber compensado dicha pérdida gracias al auge de estas compañías durante la pandemia.

Lograr un equilibrio

Algunos inversores argumentan que adquirir demasiados activos no es una buena idea porque cada operación implica tarifas de transacción y costos de corretaje adicionales. En el pasado, las altas tarifas podían afectar tus ganancias, especialmente al comenzar con una pequeña cantidad.

Buenas noticias: gracias a plataformas como BUX Zero, se eliminan las comisiones, lo que favorece las pequeñas inversiones. Ahora puedes diversificar tu portafolio con activos diversos sin preocuparte por los costos adicionales.

Diferentes maneras de diversificar tu portafolio

Hay tres formas principales de diversificar tu portafolio y ampliar tu perfil de inversión: por clase de activo, por sector y por región geográfica.

En BUX Zero, puedes buscar activos basándote en estos parámetros para encontrar los que se acomoden a tus necesidades.

Por clase de activo

Los mercados financieros ofrecen varias clases de activos diferentes: acciones, ETF, divisas, criptomonedas, materias primas, etc. Hay muchas clases de activos, por lo que debes conocer la relación riesgo / recompensa de cada una antes de comenzar.

Incluso cuando diversifiques tus inversiones, no arriesgues dinero que no puedas permitirte perder y establece un nivel máximo de pérdida.

Por sector

Más allá de la clase de activos, puedes invertir en diferentes industrias o sectores. Por ejemplo: tecnología, bienes raíces, automotriz, salud, energía y turismo. Algunos sectores son más estables mientras que otros tienen un mejor potencial de crecimiento.

En los últimos años, las acciones de tecnología han experimentado el mayor crecimiento, lideradas por Facebook, Netflix, Google y Microsoft. ¡Pero eso no significa que los próximos diez años vayan a ser iguales!

Por ejemplo, un sector que a menudo parece prosperar sin importar lo que esté sucediendo en el mundo es el de los artículos de lujo. Puedes exponerte a este sector con acciones francesas como LVMH, Hermès o Dior. Aprender más sobre diferentes sectores te ayudará a fortalecer tu portafolio en general.

Además, puedes distribuir tus inversiones entre empresas de diferentes tamaños, comprobando su capitalización de mercado. Esto te permite invertir en compañías más pequeñas que tienen mucho más potencial para crecer, mientras mantienes cierta estabilidad con empresas más grandes.

Por área geográfica

Aunque el comercio fluye ahora libremente en todo el mundo, las diferentes regiones tienen distintos niveles de crecimiento. Además, algunos países enfrentan diferentes desafíos económicos en comparación con otros y diferentes políticas financieras. Si bien algunas crisis son globales, como la crisis bancaria de 2008, otras son de carácter más regional. Por ejemplo, la crisis de la eurozona de 2011 no afectó a Wall Street.

Por lo tanto, un portafolio ideal es un portafolio internacional. Esto también se puede dividir en tres categorías principales:

  • Mercados establecidos de países desarrollados, donde la situación económica y financiera es estable. Por lo general, se trata de inversiones de menor riesgo.
  • Mercados emergentes de países en desarrollo, que son menos estables y más riesgosos, pero con un margen sustancial de mejora y crecimiento.
  • Mercados fronterizos de países subdesarrollados, pero con signos positivos de desarrollo. A veces se les llama mercados pre-emergentes.

Advertencia: antes de aumentar tus inversiones en regiones extranjeras, debes ser consciente de los riesgos asociados al tipo de cambio entre divisas, lo que puede afectar tus ganancias. También asegúrate de monitorear la situación política en cada país, especialmente en el caso de un cambio de gobierno, por ejemplo.

ETF: los reyes de la diversificación

Los Exchange Traded Funds o fondos de inversión cotizados (ETF) son una cesta de activos que a menudo se encuentran diversificados por su propia naturaleza. Los ETF te permiten distribuir tus inversiones entre decenas, cientos o miles de valores en una cesta simple, a menudo con una pequeña cantidad inicial. Esta amplia exposición hace que los ETF sean especialmente adecuados para inversores a largo plazo.

Por lo tanto, para obtener un portafolio diversificado deberás:

  1. Determinar tu tolerancia de riesgo.
  2. Decidir cómo quieres distribuir entre distintas clases de activos.
  3. Escoger tus activos, por ejemplo de acuerdo con el sector o las regiones geográficas. Si aún no estás seguro, opta por los ETF de mayor diversificación. 
  4. Administra tu portafolio reequilibrándolo regularmente: por ejemplo, puedes agregar un porcentaje de una clase de activo que esté creciendo bien vendiendo otra de menor rendimiento.

Ahora tienes las claves esenciales para construir un portafolio diversificado. Estas habilidades te ayudarán a administrar tus inversiones con calma y sin entrar en pánico.

Ningún punto de vista, opinión ni análisis presente en este artículo puede ser entendido como asesoramiento de inversión personal, y los inversores individuales deben tomar sus propias decisiones o buscar asesoramiento independiente. Este artículo no cumple con los requisitos legales para promover la independencia en las investigaciones de inversión, y debe ser considerado una comunicación de márketing.

Cargando