Únete a los más de 1.200 inversores del crowdfunding de BUX. ¡La fase pública ya está abierta!🚀

¿Cómo elegir la inversión adecuada?

El objetivo de invertir es simple: compras activos que crees que te reportarán un beneficio en el futuro. Pero escoger el activo adecuado es difícil y hay muchos factores a considerar, por ejemplo, qué riesgos implica y cuánto habría que esperar para obtener beneficios.

Para invertir con confianza, tienes que entender las distintas características de cada activo. También tienes que conocerte a ti mismo, para saber qué inversión va mejor contigo. ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Qué nivel de riesgo estás dispuesto a tolerar? ¿De cuánto dinero dispones para invertir?

Puntos clave:

  • Hay varias clases de activos en las que puedes invertir. Es importante aprender las diferencias entre las distintas relaciones entre riesgo y beneficios con las que cuenta cada clase.
  • Entiende tus propios objetivos, tolerancia al riesgo y personalidad de inversor para ayudarte a tomar la decisión adecuada.
  • Sé honesto sobre tu propia situación financiera para determinar cómo invertir, y durante cuánto tiempo.

Entendiendo las distintas clases de activos

Conocer las distintas clases de activos con las que te puedes encontrar te ayudará a tomar una mejor decisión inversora. Por ejemplo, en BUX Zero, ofrecemos acciones y ETF.

Acciones

Cuando compras una acción, estás comprando una participación en la propiedad de la empresa. Si te conviertes en accionista, a menudo tienes derecho a votar en las juntas, y es posible que recibas dividendos (un porcentaje de los beneficios de la empresa). Ahora bien, los dividendos no están garantizados.

Las acciones suelen ser consideradas como activos volátiles, lo que significa que su precio puede fluctuar mucho en poco tiempo. Por lo tanto, son activos con un nivel de riesgo considerable. Si optas por invertir en acciones, es posible que recibas grandes beneficios, pero tienes que estár listo para perder parte de tu depósito inicial. Una buena forma de rebajar tu exposición al riesgo es diversificar tu cartera invirtiendo en distintos sectores y clases de activos.

Antes de invertir en acciones:

  • Realiza un análisis fundamental de la empresa, midiendo la «salud financiera» de la misma a través de elementos como la facturación, los beneficios y las expectativas de crecimiento.
  • Comprueba el tamaño y el valor de la empresa partiendo de su capitalización de mercado: el número total de acciones multiplicado por el precio de una acción.
  • Comprueba el comportamiento de la acción en el pasado mediante gráficos para evaluar su rendimiento en el tiempo.
ETF

Un ETF es una cesta de activos, compilados en un solo producto de inversión. A menudo, los ETF replican a un índice más grande, como el estadounidense S&P 500 o el alemán DAX 30. Son fáciles de negociar en casas de cambio, permitiéndote invertir una pequeña cantidad en decenas, cientos o incluso miles de activos subyacentes, a menudo a cambio de comisiones muy reducidas. Los ETF son populares para inversores a largo plazo, ya que reflejan movimientos de sectores y áreas geográficas.

Por lo tanto, los ETF permiten construir un portafolio diverso compuesto de distintas clases de activos: acciones, bonos, materias primas, divisas, etcétera. Además, puedes invertir con una cantidad inicial muy reducida. Otro punto a favor es que los ETF suelen ser transparentes y accesibles, dado que se requiere que publiquen sus posiciones abiertas con frecuencia diaria.

Si decides optar por ETF, primero tienes que determinar tu tolerancia al riesgo y elegir como ubicar tus activos en las distintas cestas.

Quizás te decidas por el Lyxor All-World Index ETF, que sigue miles de acciones a lo largo de 23 países, y está diseñado para representar la economía mundial en su conjunto. O quizás prefieras invertir en un ETF socialmente responsable. Para ello tenemos disponible el UBS USA Socially Responsible ETF. Y si estás buscando las empresas que ofrecen los mejores dividendos, tenemos el iShares EU Dividend, entre otros similares.

Por supuesto, al igual que cualquier otro activo, los ETF conllevan riesgos. Puede haber un error de tracking vinculado a problemas técnicos, por ejemplo. O el fondo que lleva el ETF puede cerrar. En BUX, tenemos una Escuela de ETF para saber soto sobre estos interesantes activos.

Otros activos

También puedes invertir en:

  • Materias primas. Aquí encontramos el oro, considerado un valor refugio en tiempos de crisis. O el petróleo, que depende mucho de la demanda y de rivalidades geopolíticas.
  • Pares de divisas (como el euro/ dólar, o la libra/ yen). El mercado de divisas se conoce como Forex, y puede ser bastante volátil.
  • Criptomonedas, activos especulativos en un mundo descentralizado emergente. También puedes invertir en ellas a través de BUX Zero.
  • Bonos, emitidos por gobiernos o empresas. Su nivel de riesgo y de rentabilidad suele ser bajo.

Define tu perfil de inversor

Ahora que estás al día de las diferencias entre clases de activos, es momento de hacer un poco de autoanálisis para tomar las decisiones adecuadas.

¿Aventura o calma?

Si sabes gestionar el estrés y aceptar la posibilidad de perder la inversión inicial, puedes optar por inversiones más arriesgadas en activos volátiles, como las acciones o las criptomonedas. Eso sí, tienes que estár en disposición de encajar pérdidas en los años malos, sin dejarte llevar por el pánico.

Si eres más precavido ante el riesgo, puedes centrarte en opciones menos arriesgadas con un objetivo a largo plazo, invirtiendo en ETF, que ofrecen una mayor diversificación.

¿Tienes prisa, o tienes paciencia?

Invertir es como escalar una montaña. Puedes ir corriendo, exponiéndote a riesgos y a la posibilidad de caerte. También puedes ir despacio, tomándote tu tiempo con un ritmo constante y seguro.

Una buena forma de decidir esto es estimar tus necesidades financieras para los siguientes diez, veinte, treinta o cuarenta años, y así evitar ponerte en una posición comprometida. Por ejemplo, ir juntando capital poco a poco para la jubilación es una estrategia muy diferente a invertir para conseguir la entrada de una hipoteca, o para financiar la educación de tus hijos. Y estos dos casos difieren mucho de otros como sería financiar un proyecto inmediato para el que necesitas desbloquear capital rápidamente.

En todos los casos, es buena idea trazar un calendario de inversión con ciertos marcadores y objetivos en mente. Recuerda que invertir pronto con una perspectiva a largo plazo te permite hacer crecer tu dinero mediante la rentabilidad, en ganancias de capital y dividendos, y la «magia» del interés compuesto.

Escoger cuanto invertir

Ahora ya conoces las distintas clases de activos y has definido tu perfil de inversor. El último paso es decidir cuánto invertir y establecer un plan de ahorro regular. Esto te ayudaría a evitar decisiones arriesgadas. En BUX Zero, por ejemplo, puedes automatizar tus depósitos mensuales para dilatar tu inversión en el tiempo.

Analiza tu situación financiera

Entender tu situación financiera actual y tu patrimonio neto en un sentido amplio puede ayudarte a determinar cuánto invertir cada mes.

En primer lugar, partiendo de tus ingresos mensuales, puedes estimar cuánto puedes invertir cada mes, y cuánto puedes destinar a cada activo. Obviamente, tu situación profesional influye sobre esta decisión. Tener un contrato fijo y unos ingresos estables cada mes es muy distinto a trabajar con un contrato temporal, o a ser autónomo.

Además del salario, siempre es buena idea saldar deudas y tener un fondo de emergencia sólido antes de comenzar a invertir.

Ten presente que también puedes invertir con un presupuesto limitado. Hay neobrókeres como BUX que han optado por eliminar las comisiones de bróker para que no se coman tus beneficios, y puedas acceder con facilidad al mundo de las inversiones.

Para recapitular, ahora ya estás al día de los distintos activos disponibles. Ya sabes qué tipo de inversor eres, y cuánto estás dispuesto a destinar a cada inversión. Próximo paso: aprende a diversificar tu portafolio para minimizar riesgos. Y hemos escrito un artículo interesante relacionado con todo esto: 3 pasos antes de invertir. Cuando te sientas preparado abre tu cuenta en BUX Zero.

Ningún punto de vista, opinión ni análisis presente en este artículo puede ser entendido como asesoramiento de inversión personal, y los inversores individuales deben tomar sus propias decisiones o buscar asesoramiento independiente. Este artículo no cumple con los requisitos legales para promover la independencia en las investigaciones de inversión, y debe ser considerado una comunicación de márketing.

Cargando